Los remarcadores de agua caliente (medidores) están presentes en todos aquellos edificios que cuentan con centrales térmicas. Su uso tiene por objeto cuantificar el agua que consume cada unidad de departamento y así realizar el cobro correspondiente a cada consumo.

Sin embargo, la vida útil de estos dispositivos es corta ya que el agua caliente posee características químicas asociadas a la dureza del agua, que provoca un deterioro de manera inevitable de sus partes y piezas. En general la vida útil de los remarcadores está entre 2 y 4 años, dependiendo del mantenimiento que tenga la instalación domiciliaria y claramente de la dureza del agua.

Las principales fallas de estos dispositivos son: filtraciones por micro perforaciones en cuerpo, errores en las lecturas por falla del mecanismo de relojería, formaciones calcáreas por acumulación de sarro, condensación en cúpula, entre otros. Estas fallas tienen como consecuencia problemas en el control del agua caliente de los edificios, alzas en el valor del metro cúbico del agua caliente, cobros erróneos a los copropietarios y molestias generales propias de la vida en comunidad.

Asociado a los remarcadores están las llaves de paso o válvulas de corte, las cuales se deterioran en la misma proporción debido a las condiciones particulares del agua caliente y esto se agudiza más cuando las válvulas que están instaladas no cuentan con las certificaciones que garanticen una vida útil razonable para que preste el servicio para el cual fueron diseñadas.

Para mayor información